te para tus dientes

Tanto el café como el té son productos de consumo habitual en la mayoría de hogares de nuestro país. Muchas personas dependen de la cafeína para conseguir despertarse por las mañanas y empezar bien el día. En cuanto al café, sabemos de sobra que no es bueno para los dientes. Provoca manchas en nuestro esmalte dejándolo más oscuro y menos brillante. Sin embargo, ¿es malo el té para tus dientes? ¿Qué sabemos de esta bebida?

Té negro

El té negro, al igual que el café, provoca manchas en los dientes a causa de uno de sus componentes: los taninos. Esta sustancia está muy presente en esta bebida y ayuda a tintar la dentadura, dándole un toque amarillento. Además, puede aumentar la acumulación de sarro así como ayudar a la retención de bacterias.

De todas formas, como con cualquier otro alimento, si lo consumes con moderación puedes contrarrestar sus efectos. Como consejo te recomendamos añadir leche para ayudar a que se neutralicen los ácidos, o beber agua justo después del té para limpiar la boca de ácidos.

La trampa de los productos sin azúcar

Generalmente, el consumidor tiene confianza ciega hacia los productos sin azúcar. Sin embargo, aunque pueden suponer una alternativa más saludable, hay que ir con cuidado. Un estudio de la revista British Dental Journal reveló que estas bebidas contienen aditivos ácidos que pueden provocar erosión en el esmalte de los dientes. Muchos de los sustitutos añadidos para compensar la falta de azúcar pueden ser más dañinos. Estos sustitutos del azúcar pueden reducir el riesgo de caries, pero también pueden provocar acidez en la boca, conllevando a la erosión del esmalte

En conclusión, no es recomendable el té para tus dientes. Sin embargo, consumirlo con moderación puede ser una alternativa más sana que el café. Lo aconsejable suele ser el consumo de 2 tazas al día y, preferiblemente, que sea té verde.

Erosión Dental cómo evitarla

Nos encontramos ante un caso de erosión dental cuando los dientes se desgastan por los ácidos de los alimentos, o ácidos humanos.

A menudo pensamos que el desgaste es debido al bruxismo o apretar los dientes, y sin embargo se trata de un desgaste químico. El diagnóstico diferencial se realiza en la consulta.

En el blog de hoy os daremos 10 consejos para evitar el desgaste por ácidos.

  1. Evitar tomar en exceso alimentos que sean muy ácidos (cítricos, vinagre, tónica, refrescos…)
  2. Si tomas algún alimento ácido, no te cepilles los dientes inmediatamente, ya que al efecto ácido le estás sumando la abrasión mecánica del cepillo. Enjuágate con agua y espera 30 minutos.
  3. Utiliza pasta con flúor de mínimo 1.400ppm tres veces al día. El flúor fortalece el esmalte.
  4. El queso aporta calcio y protege el esmalte, además es básico y contrarresta el ácido.
  5. Si sospechas que puedas tener un trastorno de reflujo gastrointestinal, acude a tu médico de cabecera.
  6. Algunos trastornos alimenticios como la bulimia pueden ser muy perjudiciales para el esmalte dental, y causar daños irreversibles.
  7. El gintonic es altamente ácido, un consejo si te encanta es beberlo con pajita para que entre en contacto lo menos posible con los dientes, y no “paladearlo”, que esté en la boca lo menos posible.
  8. Las mejores bebidas para los dientes son el agua y la leche.
  9. Si sospechas que puedas tener algún tipo de desgaste, pide cita cuanto antes para frenar el desgaste, que no vaya a más y reponer el tejido que se haya perdido.
  10. También existen tratamientos de remineralización intensiva en clínica que son más eficaces que el flúor de la pasta dental.

Estos han sido los consejos que os damos para evitar la erosión dental o el desgaste de los dientes por ácidos.

Nos preocupamos por vuestra belleza, salud y bienestar, ¡bienvenidos al Dental Wellness!